Main menu

¿Tienes Un Déficit En Vitamina C? Compruébalo

Muchas personas tienen problemas a la hora de supervisar sus dietas, y muchos no conocen las recomendaciones diarias en cuanto a los niveles esenciales de nutrientes que necesitan. De hecho, de acuerdo a un estudio llevado a cabo en la Universidad de Illinois, muchos americanos se quedan cortos en el consumo de vitamina C, sin ser conscientes de que el consumo suficiente de esta vitamina es esencial para el bienestar general.

Vitamina C
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Vitamina C: ¿Por qué la necesitas?

 

- La vitamina C es un poderoso antioxidante, pero también es esencial por otras razones. Se ha encontrado que la vitamina C ayuda a:

- Prevenir el cáncer y mejorar el efecto de los medicamentos que combaten el cáncer.
- Reducir el riesgo de un accidente cerebrovascular o una enfermedad del corazón.
- Promover la salud de la piel y la formación de colágeno.
- Retardar el proceso de envejecimiento de forma natural.
- Disminuir los niveles de estrés.
- Darle un impulso al sistema inmune
- Sofocar la inflamación en el cuerpo, reduciendo el riesgo de sufrir de gota u otras condiciones inflamatorias.
- Mejorar el rendimiento físico.

 

¿Estás en riesgo de un déficit de vitamina C?

En casos extremos, la deficiencia severa de vitamina C es conocida como escorbuto, una enfermedad caracterizada por el sangrado de las encías y la pérdida de dientes. Sin embargo, investigadores han encontrado que muchas personas tienen bajos niveles de vitamina, tanto así que la encuesta Nacional de Salud de Estados Unidos encontró que el 31 %  de la población estadounidense no cumplen con el requisito promedio estimado para la vitamina C. Algunas personas, sin embargo, están en mayor riesgo de padecer deficiencia de esta vitamina que otros. Esto incluye a:

 

- Aquellos que dependen de las drogas o el alcohol
- Individuos con dietas restrictivas
- Individuos que no comen frutas ni verduras diariamente
- Aquellos que sufren de condiciones médicas que afectan su habilidad para digerir o absorber la comida.
- Personas que fuman- el cigarillo afecta la absorción de la vitamina C de la comida.
- Personas que no comen una dieta variada
- Mujeres embarazadas o mujeres que amamantan
- Personas que sufren de colitis ulcerosa o que padecen la enfermedad de Crohn

 

 

Deficiencia de vitamina C: señales de alarma

Si crees que puedes tener una deficiencia en vitamina c, aquí te dejamos algunas señales que indican que deberías prestarle más atención.
 

1. Moretones con facilidad
 
Los moretones son una respuesta natural a cierto tipo de lesiones- usualmente debido a las caídas o tropiezos Se produce cuando los pequeños vasos sanguíneos- cerca de la superficie de la piel (capilares) - se rompen y dejan salir a los glóbulos rojos. En ciertas situaciones es normal tener moretones. Sin embargo, el exceso de inexplicables marcas o  morados rojizos en la piel pueden apuntar a una falta de vitamina C en la dieta, ya que los vasos capilares están débiles. Incluso pequeñas deficiencias de vitamina C pueden conducir a un aumento de moretones. Si esto te sucede a menudo, trata de aumentar tu dosis y comprobar el efecto.
Vitamina C
¿Has tenido alguna herida que haya tardado en sanar?.  La vitamina C es esencial en la formación del colágeno en la piel. Este tejido conectivo ayuda a unir la cicatrización de la herida, por lo tanto, la falta de ella puede retardar el proceso de cicatrización.
 

3. Encías inflamadas, sangrantes o inflamadas

 

Las encías inflamadas o sangrantes, o las recurrentes úlceras en la boca a menudo son provocadas por una insuficiencia en la vitamina C. El colágeno juega un papel muy importante en esto. Consumir vitamina C es esencial para la salud de tus dientes y encías. A menudo, los bajos niveles se relacionan con enfermedades relacionadas a las encías inflamadas.

 

4. Cabello o uñas secas o fraccionadas


 
Vitamina C
Las uñas fuertes y un cabello brillante y sano son buenos indicadores de una dieta sana y equilibrada. Sin embargo, si ocurre lo contrario esto puede indicar un problema más profundo. La vitamina C por lo general se abre paso en los órganos y tejidos antes de pasar al cabello. Por lo tanto, los niveles bajos de la vitamina pueden hacer que tengas mucho más que un mal día. La vitamina C también es vital para la absorción del hierro, Una deficiencia que puede causar la pérdida crónica de pelo y el lento crecimiento del cabello, así como las uñas quebradizas y cóncavas.
 

5. Piel roja, seca y áspera

La piel áspera y seca probablemente es el resultado de la falta de colágeno y es uno de los síntomas del escorbuto. Los bajos niveles de vitamina C También están vinculados a una condición común, pero sin malicia para la piel conocida como queratosis pilar, que se caracteriza por pequeñas protuberancias, discos en los antebrazos, los muslos, las nalgas y la cara. Añadir vitamina C a tu dieta puede ayudarte a mejorar el tono y la textura de tu piel. Estudios muestran que dietas altas en vitamina C pueden compensar el daño causado por los rayos solares ultravioletas UV.
 

6. Frecuentes hemorragias nasales
Vitamina C
Si experimentas con frecuencia hemorragias nasales no descartes una dieta adecuada como la causa subyacente. Las hemorragias nasales se producen debido a la fragilidad en los pequeños vasos sanguíneos. La adecuada cantidad de vitamina C puede reducir esta fragilidad.
 

7. Función inmune pobre

 

El sistema inmune es el que protege al cuerpo contra las infecciones y enfermedades. Consumir una dieta rica en vitamina C puede promover un mejor funcionamiento del sistema inmune , ya que varias células dependen de esta vitamina para realizar sus tareas. Tener una deficiencia en esta vitamina reduce la resistencia contra ciertos patógenos. La vitamina C, además, reduce la duración de enfermedades comunes como los resfriados.
 

8. Articulaciones inflamadas y dolorosas
 
Vitamina C
 
El dolor y la inflamación en las articulaciones causada por la artritis inflamatoria puede ser otro signo  que necesitas examinar. Un estudio llevado a cabo en 2004, en Reino Unido, encontró que las personas con bajos niveles de vitamina C tenían 3 veces más probabilidades de desarrollar artritis reumatoide, que aquellos con dietas ricas en vitamina C.
 

9.  Fatiga y depresión

 

Las dos pueden ser el resultado de muchas enfermedades subyacentes. Sin embargo, una de las causas puede ser un déficit en el consumo de vitamina C, lo que altera los estados psicológicos. Muchos de los pacientes hospitalizados con subóptimos niveles de vitamina C demostraron que percibieron una mejora en su estado de ánimo después de tomar el suplemento.
 

 

10. Inexplicable aumento de peso
Vitamina C

 

No tener suficiente vitamina C en la sangre puede incrementar la grasa corporal en el cuerpo y en la circunferencia de la cintura. Un estudio llevado a cabo en 2006 en la Universidad de Arizona encontró que una cantidad de vitamina C absorbida directamente por el cuerpo afecta la habilidad de usar la grasa como una fuente de combustible tanto durante el ejercicio como cuando se está en reposo.

 

El estudio de cuatro semanas que contó con la  participación de 20 hombres y mujeres que fueron puestos en una dieta baja en grasa que contenía el 67 % de la cantidad diaria recomendada de vitamina C, mostró que en un orden aleatorio algunos de los participantes que tomaron diariamente  una cápsula de 500 mg de vitamina C cada día, experimentaron una sensación de placebo y mejor calidad de vida que aquellos que no la consumieron, y por ende  tuvieron  baja concentración de vitamina C en la sangre y mayor masa grasa corporal. 

 

No olvides  que lo que comes juega un papel muy importante en tu consumo de vitamina C. 

Me Hubiese Gustado Saber Estos Consejos a Mis 30's...

Margaret Manning es la creadora de un interesante proyecto llamado ''60's y yo'', una idea que inició en el momento en que cumplió 60 años y decidió aconsejar a aquellas mujeres jóvenes que estaban empezando a vivir sus vidas, con útiles tips que ella hubiese querido saber cuando tenía 30 años. Vivir más, preocuparse menos, pasar más tiempo en la naturaleza y no temerle tanto a las arrugas que vienen con la edad. Como dice Margaret, la vida es solo una y hay que vivirla a plenitud. Aquí 10 consejos que puedes aplicar en tu vida personal.
 
 
 
Muchas veces gastamos más tiempo preocupándonos por el futuro que viviendo el tiempo más importante de todos: El presente. Cuántas veces al día gastamos nuestro tiempo pensando en cosas que no han pasado y que seguramente no pasarán. No malgastes tu vida siendo infeliz, recuerda que sólo hay una, y no espacios para ensayos. 
 
Recuerda que sea cual sea tu situación actual, todo cambiará.  La vida no es estática, por el contrario es fluida y cambiante. Recuerda que hasta las cosas malas qeu vivimos esconden pequeñas o grandes enseñanzas que nos hacen más fuertes y nos ayudan a vivir y a ser más sabios. 
 
Cuando somos niños tenemos el afán de crecer y ser grandes, cuando somos grandes anhelamos volver a vivir aquellas épocas en donde no teníamos tantas responsabilidades ni preocupaciones. Pero lo mejor que podemos hacer es disfrutar cada etapa de nuestras vidas con total plenitud, saboreándolas a fondo y aprendiendo de ellas. No le temas a la vejez, pues todos llegaremos a ella algún día.
 
En el mundo exterior hay tantas cosas que ver y hacer. Qué tal un paseo en la mañana o sentarnos en un parque a leer ese libro que te gusta. Estar en contacto con la naturaleza te conectará contigo misma y te hará ver las cosas desde una nueva perspectiva. Busca momentos para estar contigo y disfrutar de la belleza que te rodea.
 

 
Deja de centrarte en los estereotipos que existen sobre el envejecimiento. Envejecer no es malo, es la prueba de una vida vivida sin arrepentimientos. Es el mejor momento para romper las cadenas y ser mucho más libres. ¿Cómo te gustaría vivir esta etapa?
 
 
 
Disfrutar de la familia, las cenas con amigos, ver a tus hijos crecer, encontrarte con aquellos que no has visto hace mucho tiempo, comerte tu postre favorito... esas cosas que a veces consideramos pequeñas, son las que hacen que la vida valga la pena. Desde ahora atesora esos momentos en tu corazón y en tu mente porque serán los que te den motivos para seguir viviendo en el futuro. 
 
Hay mujeres que nacen con el deseo de ser madres algún día y otras que por el contrario no quieren serlo. Ambas cosas están bien. Tú eres la indicada para decidir si quieres asumir esta gran responsabilidad. Nunca es el momento adecuado para hacerlo, nunca estarás más desocupada o estarás mejor económicante. Deja que las cosas pasen.
 
¿Quién dijo que la madurez es sinónimo de sedentarismo y pausa? Al contrario es el mejor momento para hacer aquellas cosas que has postergado por tantos años. ¿Quieres viajar, aprender algo nuevo, pasar más tiempo con tu familia? Házlo. La vida es ahora o nunca. 
 
Como en el punto anterior, no mires a los años como el fin de algo, sino como el comienzo de cosas nuevas. Tus hijos seguramente ya están grandes y tienen sus propias vidas y familias, ya tienes más estabilidad económica y menos personas dependen de ti. Por qué no invertir ese tiempo libre que ahora te sobra para dedicarte enteramente a ti. Abraza este nuevo ciclo que empiezas y prométete vivirlo a plenitud.Bien decía Charles Chaplin que ''Un día sin risas es un día perdido'', y así mismo es. No dejes que tu día termine sin haberte dado el permiso de sonreír, reír a carcajadas y ser feliz. Recuerda que si tú le sonríes al mundo, el mundo te devolverá la sonrisa.

DIEZ MANDAMIENTOS PARA UNA VEJEZ FELIZ

1. Cuidarás tu presentación todos los días. Vístete bien, arréglate como si fueras a una fiesta. ¡Qué más fiesta que la vida!.

 

2. No te encerrarás en tu casa ni en tu habitación. Nada de jugar al enclaustrado/a o al preso voluntario/a. Saldrás a la calle y al campo de paseo. El agua estancada se pudre y la máquina inmóvil se enmohece.

 

3. Amarás al ejercicio físico como a ti mismo/a. Un rato de gimnasio, una caminata razonable dentro o fuera de casa. Contra inercia, diligencia.

 

4. Evitarás actividades y gestos de viejo/a derrumbado/a. La cabeza gacha, la espalda encorvada, los pies arrastrándose. ¡No! Que la gente diga un piropo cuando pasas.

 

5. No hablarás de tu vejez ni te quejarás de tus achaques. Con ello, acabarás por creerte más viejo/a y más enfermo/a de lo que en realidad estás. Y te harán el vacío. Nadie quiere estar oyendo historias de hospital. Deja de auto llamarte viejo/a y considerarte enfermo/a.

 

6. Cultivarás el optimismo sobre todas las cosas. Al mal tiempo buena cara. Sé positivo, ten buen humor en las palabras, sé alegre de rostro, amable en los ademanes. Se tiene la edad que se ejerce. La vejez no es cuestión de años sino un estado de ánimo.

 

7. Serás útil a ti mismo y a los demás. No eres un parásito ni una rama desgajada voluntariamente del árbol de la vida. Bástate hasta donde sea posible y ayuda. Ayuda con una sonrisa, con un consejo, un servicio.

 

8. Trabajarás con tus manos y tu mente. El trabajo es la terapia infalible. Cualquier actitud laboral, intelectual, artística… Medicinas para todos los males, la bendición del trabajo.

 

9. Mantendrás vivas y cordiales las relaciones humanas. Desde luego que las que anudan dentro del hogar, integrándose a todos los miembros de la familia. Ahí tienes la oportunidad de convivir con todas las edades, niños, jóvenes y adultos, el perfecto muestrario de la vida. Luego ensancharás el corazón a los amigos, con tal que los amigos no sean exclusivamente viejos como tú. Huye del bazar antigüedades.

 

10. No pensarás que todo tiempo pasado fue mejor. Deja de estar condenando a tu mundo y maldiciendo tu momento. Alégrate de que ser parte del mismo y poder ver muchas cosas lindas y nuevas.

¡No te olvides de reír a menudo para mantener la salud!

 

¿Mala Circulación? Esto Es Lo Que Necesitas Saber

Tu sangre hace un trabajo fantástico a la hora de transportar nutrientes y oxígeno a cada parte de tu cuerpo, por lo que si tienes problemas con tu sistema circulatorio, esto puede crear un efecto negativo y un gran impacto en tu salud. La mala circulación usualmente se debe a otros factores de salud, pero es importante que seas consciente de los síntomas de alarma que pueden indicar un problema, al igual que los pasos que puedes seguir para mejorar tu condición. En este artículo haremos un recorrido por los principales síntomas de la mala circulación y te daremos algunos tips para tratarlos en casa.
 
Mala circulación
Síntomas de la mala circulación

 

1. Sensación de entumecimiento

Muchos de nosotros accidentalmente nos acostamos sobre uno de nuestros brazos mientras dormimos de un mismo lado, y como resultado terminamos con una sensación de entumecimiento. Sin darte cuenta, esta sensación no sólo es molesta sino que limita tu circulación. Si sientes que a menudo lo experimentas en tus extremidades sin un desencadenante obvio, esto puede ser un signo de que tu circulación es poco saludable o restrictiva.

 

2. Pérdida del apetito

Si no te sientes hambriento a pesar de haberte saltado una comida, esto podría indicar un problema de circulación. El hígado envía señales a tu cerebro para decirle que estás hambriento, pero sólamente podrá hacer esto si recibe el flujo adecuado de sangre. Con el tiempo, los síntomas pueden causar una pérdida de peso a causa de lo poco que comes.
 

3. Manos y pies fríos

El flujo sanguíneo es el responsable de asegurarle a tu cuerpo mantener una temperatura saludable. Si tu circulación resulta comprometida, las áreas de tu cuerpo que cuentan con una gran cantidad de terminaciones nerviosas como las manos y los pies pueden ponerse más frías de lo normal.

 

4. Decoloración de la piel

La cianosis es una condición caracterizada por una ligera decoloración de la piel debido a los bajos niveles de oxígeno justo debajo de la superficie de la piel. Si sufres de mala circulación, es posible que veas signos de cianosis en  los dedos de las manos y los pies , los cuales pueden parecer un poco magullados o rojos.

 

5. Venas varicosas

Si tu sangre no está bombeando sangre como debería, la presión puede aumentar y provocar que las venas se tuerzan y se inflamen. Las venas varicosas resultantes tienden a aparecer en las extremidades inferiores, causando dolor o picazón. Las venas varicosas pueden ser, a la vez, un síntoma causado por la mala circulación, pero debemos decir que hay algunos remedios caseros específicos útiles para su tratamiento

 

6. Uñas quebradizas y pérdida de cabello

Tu cabello y tus uñas pueden ser un síntoma claro de que tu sangre no está distribuyendo la cantidad requerida de nutrientes alrededor de tu cuerpo.  El cabello, por su parte, tiende a volverse delgado, seco y se empieza a caer, sin importar si eres hombre o mujer; y en tus uñas, se empieza a producir un debilitamiento y se vuelven propensas a la rotura.


Mala circulación

 

7. Hinchazón y úlceras en las piernas

En casos extremos, la mala circulación puede causar hinchazón en las extremidades. Si tus manos y pies comienzan a hincharse sin razón, puede ser el resultado de un  flujo sanguíneo lento. Las úlceras en las piernas son partes inflamadas que causan dolor en la piel, y se caracterizan por una erupción que se niega a desaparecer. Si notas manchas rojas o hinchazón reunida alrededor de los tobillos o las pantorrillas, es posible que tenga problemas de circulación.

 

8. Agotamiento

La restricción del flujo sanguíneo aporta menos oxígeno y nutrientes  a los músculos, por lo que sentirás fatiga más fácilmente. La falta de respiración, el dolor en los músculos, y la incapacidad para completar tareas físicas que encontrabas fáciles pueden ser el resultado de la mala circulación.

 

9. Una opresión en el pecho

Tu corazón debe bombear sangre alrededor de tu cuerpo, pero también tiene que ser suministrado con una gran cantidad de flujo sanguíneo. Si no es así, podrías empezar a desarrollar angina de pecho, que se caracteriza por sentimientos de opresión en el mismo. Si el dolor es recurrente, puede ser un indicador común de mala circulación.

 

10. Baja líbido o disfunción erectil

La mala circulación puede causar problemas relacionados con la líbido femenina y masculina debido a que los órganos reproductivos requieren un suministro considerable de sangre para que todo funcione correctamente. Esto puede afectar a los hombres con la disfunsión erectil, y las mujeres, por su parte, empezarán a tener ciclos de menstruación irregulares y pérdida de la energía en la cama.

 

11. El olvido y problemas de concentración

El cerebro es otro órgano que necesita ser alimentado con un suministro regular de oxígeno para que todo funcione como debería. La mala circulación afecta tu capacidad para enfocarte y concentrarte en tu trabajo diario, y puede tener un impacto negativo a corto plazo y en la memoria a largo plazo.

 

12. Problemas digestivos

Si el flujo sanguíneo se ralentiza tendrá un impacto en una serie de procesos corporales, y la digestión es uno de ellos. Esto puede reducir la frecuencia de los movimientos intestinales e incluso contribuir al estreñimiento.

Mala circulación
 
¿Qué deberías hacer si piensas que estás sufriendo de mala circulación?

Si estás exhibiendo algunos de los anteriores síntomas de mala circulación, seguramente desearás saber qué deberías hacer. Primero que todo, si eres consciente de tus síntomas o ellos te están causando un gran dolor o incomodidad, es muy importante que saques una cita con tu doctor. La mala circulación puede ser un síntoma de otras condiciones como la diabetes, la enfermedad arterial periférica, enfermedades del corazón, obesidad y coágulos en la sangre, por lo que se debe comprobar lo más pronto posible.

 

Sin embargo, hay una serie de cambios de estilo de vida que pueden ayudarte a combatir la mala circulación o impedir su desarrollo antes de seguir experimentando más síntomas. Estas son algunos de los más recomendados:

 

1. Mantente en movimiento

Es natural que en la actualidad pasemos gran parte de nuestro tiempo sentados e inactivos. Pero tu sistema circulatorio requiere movimiento para funcionar correctamente, por lo que te recomendamos hacer ejercicios diarios ( incluso una caminata corta de 30 minutos) puede ser la mejor manera de mantener tu sangre bombeando rápidamente, y evitar futuros problemas.

 

2. No te excedas en alcohol o estimulantes

Estimulantes como el café, las bebidas estimulantes o las pastillas para bajar de peso, tienen un efecto en nuestra sangre. Si tomas mucho, con mucha frecuencia, esto puede generar mala circulación y desencadenar cuestiones más preocupantes. El café y el té tienen beneficios saludables para la salud, por lo que no necesitas erradicarlos del todo, sólo tratar de reducir su consumo a 2-3 tazas por día. De igual manera, el alcohol debe ser limitado a no más de 1-2 unidades por día.
 

3. Aplica aceite de romero

Los músculos tensos pueden comprometer el flujo sanguíneo y conducir a problemas asociados con la mala circulación. Si tienes constantemente calambres en el cuello, los hombros o las piernas, pídele a alguien el favor de darte un masaje con un aceite esencial de romero mezclado con  un poco de aceite de oliva en el área del problema. Utiliza 20-30 gotas de aceite de romero por cada 2 oz de aceite de oliva. El aceite esencial de lavanda también puede ayudar.

 

4. Combina duchas calientes y frías 

Cuando te duchas, trata de aplicarte agua caliente y fría sobre las áreas afectadas por la mala circulación. El agua caliente hace que la sangre se apresure a la región de problema, mientras que el agua fría acelera tus órganos. Este proceso ayuda a mantener el sistema circulatorio en movimiento y tu piel oxigenada.

Mala circulación

 

5. Añade nueces y semillas a tu dieta

Varios frutos secos y semillas contienen diferentes bondades que pueden reducir la inflamación y el daño oxidativo celular dentro de los vasos y arterias, lo que ayuda a que la sangre circule libremente. Las nueces y las almendras son dos de los mejores frutos secos que puedes usar, y tienen un montón de osos alternativos que puedes ingeniar. Una gran cantidad de semillas que también puede beneficiar tu circulación son: la linaza, chía, calabaza y pino. Espolvoréalas en tu ensalada, en un sandwich, o añádelas a otros platos.

 

6. Escoge tu postura perfecta

La mala alineación de la columna es una receta para la mala circulación, pero, aún así, muchos de nosotros tenemos esa mala postura. Trata de entrenar a tu cuerpo de modo que naturalmente tenga una buena postura mediante la participación en las buenas prácticas

 

 
7. Crea la ensalada perfecta

Los vegetales son fantásticos para la salud del corazón y la función circulatoria, y si usas la combinación adecuada en tus ensaladas, ellas podrán darle ese impulso que necesitan tus defensas para luchar en contra de la mala circulación. Trata de tener variedad. Mezcla hojas  verdes oscura como espinacas, pimientos, apio, pepino, cebolla y aceitunas. Consigue un crujido de las nueces y semillas ya discutidos en lugar de migas de pan. Por último, decora con un perejil, es una de las mejores hierbas para gozar de una circulación saludable.

Mala circulación

 

8. La raíz del problema

El ajo, la cebolla y el jengibre son raíces vegetales que deberían formar parte de la dieta de todo el mundo. Ellos tienen muchos beneficios, incluyendo la estimulación del sistema circulatorio. Todos estos son excelentes antinflamatorios que pueden ayudarte en diferentes maneras.

 

9. Cámbiate al té verde

El té verde es maravillosamente saludable, ya que provee muchos beneficios estimulantes que no están asociados a ningún problema. Te proporcionará un montón de energía y bondades, sin efectos adversos en tu circulación sanguínea.

 

10. Mira tus pies

O más específicamente, échale un vistazo a tus zapatos. Puede sonar poco probable, pero un buen par de zapatos realmente puede reducir el impacto que caminar tiene sobre tu cuerpo. Si tus zapatos te quedan demasiado apretados o la talla es la equivocada, podría ser el momento para cambiarlos por el bien de tu circulación.
 

H/T: www.healthynaturalworld.com &
 www.naturallivingideas.com