Main menu

El asombroso mundo de la boca y prótesis dentales

En el marco de nuestro II Congreso "El Adulto Mayor en Acción", nuestra empresa aliada GSK (GlaxoSmithKline) nos ofrece una excelente información con respecto al tema del "Mundo de la boca" y el uso de prótesis en el Adulto Mayor.

 

 

GSK - El cuidado de la boca y prótesis

10 datos sobre el envejecimiento de la población

Abril de 2012

OMS

El envejecimiento de la población mundial —en los países desarrollados y en desarrollo— es un indicador de la mejora de la salud en el mundo. El número de personas con 60 años o más en todo el mundo se ha duplicado desde 1980, y se prevé que alcance los 2000 millones de aquí a 2050.

Esto es algo de lo que nos debemos alegrar. Las personas de edad realizan importantes contribuciones a la sociedad, ya sea en el seno de sus familias, realizando labores de carácter voluntario o participando de forma activa en la fuerza de trabajo. La sabiduría que han adquirido a lo largo de su vida los convierte en un recurso social esencial.

Sin embargo, estas ventajas van acompañadas de desafíos sanitarios especiales para el siglo XXI. Es importante preparar a los proveedores de atención sanitaria y a las sociedades para que puedan atender las necesidades específicas de las personas de edad. Esto incluye proporcionar formación a los profesionales sanitarios sobre la atención de salud de las personas de edad; prevenir y tratar las enfermedades crónicas asociadas a la edad; elaborar políticas sostenibles sobre la atención paliativa de larga duración; y diseñar servicios y entornos adaptados a las personas de edad.

Cuanto antes actuemos, más probabilidades tendremos de lograr que esta transformación mundial beneficie a todos. Los países que invierten en un envejecimiento saludable pueden esperar un beneficio social y económico significativo para toda la comunidad.

 

Mascotas, una buena compañía para los adultos mayores

MASCOTAS

¿Sabía usted que las mascotas de alguna manera pueden dar terapia a sus dueños? La convivencia de los adultos mayores con las mascotas tienen efectos positivos en la persona, el más importante es que son una compañía contra la soledad.

A medida que pasa el tiempo, son más los adultos mayores que pasan sus días en compañía de una mascota. La convivencia que una mascota puede proporcionar, es tanto emocional como para la mejora de nuestra salud, a esto se le llama animalterapia. Pueden ser peces, gatos, aves, pero los más comunes son los perros.

Los beneficios  que una mascota puede dar a los adultos mayores, son emocionales y de salud.

El estado de ánimo sube y mejora al ver cosas graciosas y curiosas de la mascota, a veces provocando risa. Cuando se acaricia a una mascota, provoca un estado de paz y tranquilidad en las personas, provocando un ritmo normal en el corazón y regulando así su presión.

El estar pendientes de la mascota y de sus necesidades les ayuda a sentirse más activos, también el sacarla a pasear provoca actividad y mejora la salud.

Sacarlos de pasero reduce el sedentarismo, que se estima afecta al 98 por ciento de los adultos mayores.

Los adultos mayores que perdieron a una persona cercana, pasan por diferentes y difíciles etapas emocionales que muchas veces afecta su salud o la agrava. Para estos casos es de ayuda el tener o hacerse de una mascota. La mascota dará desde el primer día la fuerza para seguir adelante y no refugiarse en el paso haciendo difícil su presente. Todos los beneficios antes mencionados, le ayudaran a seguir con su vida, ahora de una manera diferente y haciendo una profunda relación con su mascota.

Gran parte de adultos mayores, al estar en la soledad por las diferentes ocupaciones de la familia o descuido de ellas, puede poner en peligro su salud. El tener una mascota en esos casos es de verdad confortable para ellos el poder hacer una vida por alguien, su mascota.

Tener una actividad diaria en compañía de alguien, aunque sea de una mascota les permitirá seguir adelante, ocuparse de algo ya sea la actividad diaria de sacar a la mascota, darle de comer o el de cepillarla, además de provocar un tema de conversación diferente, y no solo hablar de enfermedades, si no de cosas productivas y graciosas que la mascota puede provocar.

 

La actividad física en los adultos mayores

Niveles recomendados de actividad física para la salud de 65 años en adelante

Para los adultos de este grupo de edades, la actividad física consiste en actividades recreativas o de ocio, desplazamientos (por ejemplo, paseos caminando o en bicicleta), actividades ocupacionales (cuando la persona todavía desempeña actividad laboral), tareas domésticas, juegos, deportes o ejercicios programados en el contexto de las actividades diarias, familiares y comunitarias.

Con el fin de mejorar las funciones cardiorrespiratorias y musculares y la salud ósea y funcional, y de reducir el riesgo de ENT, depresión y deterioro cognitivo, se recomienda que:

oms

  1. los adultos de 65 en adelante dediquen 150 minutos semanales a realizar actividades físicas moderadas aeróbicas, o bien algún tipo de actividad física vigorosa aeróbica durante 75 minutos, o una combinación equivalente de actividades moderadas y vigorosas.
  2. la actividad se practicará en sesiones de 10 minutos, como mínimo.
  3. que, a fin de obtener mayores beneficios para la salud, los adultos de este grupo de edades dediquen hasta 300 minutos semanales a la práctica de actividad física moderada aeróbica, o bien 150 minutos semanales de actividad física aeróbica vigorosa, o una combinación equivalente de actividad moderada y vigorosa.
  4. que los adultos de este grupo de edades con movilidad reducida realicen actividades físicas para mejorar su equilibrio e impedir las caídas, tres días o más a la semana.
  5. se realizen actividades que fortalezcan los principales grupos de músculos dos o más días a la semana.
  6. Cuando los adultos de mayor edad no puedan realizar la actividad física recomendada debido a su estado de salud, se mantendrán físicamente activos en la medida en que se lo permita su estado.

Actividad física para todos

Estas directrices son válidas para todos los adultos sanos de más de 65 años. También se aplican a las personas de esas edades con ENT crónicas. Las personas con determinados problemas de salud, como enfermedades cardiovasculares y diabetes, pueden tener que tomar más precauciones y consultar al médico antes de intentar alcanzar los niveles recomendados de actividad física para los adultos mayores.

Los adultos mayores puede acumular el total de 150 minutos semanales de diversas maneras.

El concepto de acumulación hace referencia a la meta de totalizar 150 minutos de actividad a base de intervalos de al menos 10 minutos cada uno a lo largo de la semana, por ejemplo realizando 30 minutos de actividad de intensidad moderada cinco veces a la semana.

Estas recomendaciones son válidas para todos los adultos mayores, independientemente de su sexo, raza, origen étnico o nivel de ingresos.

Las recomendaciones son extensivas a los adultos mayores con discapacidad, siempre y cuando se adapten a cada persona en función de su capacidad de ejercicio, de sus limitaciones y de los riesgos específicos para su salud.

Los adultos mayores inactivos o con enfermedades limitantes verán mejorada también su salud en alguna medida si pasan de la categoría "sin actividad" a la de "cierto nivel" de actividad. Los adultos mayores que no siguen las recomendaciones de realización de actividad física deberían intentar aumentar la duración, la frecuencia y, finalmente, la intensidad como meta para cumplirlas.

OMS

Efectos beneficiosos de la actividad física en los adultos mayores

En general, la evidencia disponible demuestra de forma contundente que, en comparación con los adultos mayores menos activos, hombres y mujeres, las personas mayores físicamente activas:

  • presentan menores tasas de mortalidad por todas las causas, cardiopatía coronaria, hipertensión, accidentes cerebrovasculares, diabetes de tipo 2, cáncer de colon y de mama, y depresión, un mejor funcionamiento de sus sistemas cardiorrespiratorio y muscular, y una mejor masa y composición corporal.
  • tienen un perfil de biomarcadores más favorable para la prevención de las enfermedades cardiovasculares, la diabetes de tipo 2 y la mejora de la salud ósea, y
  • presentan una mayor salud funcional, un menor riesgo de caídas, unas funciones cognitivas mejor conservadas, y un menor riesgo de limitaciones funcionales moderadas y graves.